+Santiago

Imagen

 

Continúa mi vida en Santiago. A pesar de prometerme actualizar regularmente el blog, no estoy siendo fiel a la promesa. Podría excusarme diciendo que no he tenido tiempo pero siendo honesta conmigo misma, no es cierto. 

La verdad es que he estado sumida en la vorágine del día a día y no he buscado ese momento de reflexión que tanto necesito.

El tiempo está pasando muy rápido para mí, de una forma positiva y agradable.
Ya es mi tercera semana aquí y la sensación es de intensidad:
muchas experiencias en poco tiempo.
Las semanas pasan rápido pero las vivo plenamente, lo que me da la sensación de llevar más tiempo del que realmente llevo en la ciudad. 

Me encantaría tener un montón de fotos chulas sobre mis días en Santiago para mostrar, pero como siempre me ocurre mi cámara nunca está en el momento en que la necesito: no tiene batería, se me olvidó o simplemente no me siento inspirada para tomar fotos.

Por otro lado, continúo buscando la inspiración en mi día a día, para aprender, ser mejor persona y vivir de una forma más consciente.

La ciudad invita a un ritmo relajado pero intenso de vida y el lugar en el que vivo, del que ya os mostraré fotos próximamente, tiene una atmósfera muy particular que te permite ver la vida desde muchas perspectivas sin tomarte ninguna demasiado en serio. 
Esto último creo que es lo que más me gusta de todo lo que estoy viviendo en Santiago.
¿Qué más se puede pedir?

Besos y hasta pronto